lunes, 16 de febrero de 2015

El día a día

Se podría decir que no hay vida sin estrés

Muy recurrente. Muy recurrente hablar del estrés, y de la vida. Y del deseo de tener una vida sin estrés. Pero el estrés es algo esencial, y es por ello por lo que es tan repetido nombrar esto. Aunque no creo que se vea el lado positivo de este estado. O no siempre.

Estar estresado significa vivir en sociedad -cosa que el ser humano, como ya sabemos todos, necesita-; compartir autobús, metro o tranvía en hora punta, por ejemplo. Estar estresado significa tener una ocupación, ya sea o no de tu agrado. Estar estresado significa muchísimo. Puede significar que llegas tarde para encontrarte con una persona que estás deseando ver por venir de donde estás ejerciendo tu tan ansiado deseo. Estar estresado significa tener que hacer mil y una "mierdas para la universidad", pero también ochocientas y una actividades que, en realidad, te fascinan. Estar estresado puede suponer todo o nada. Estar estresado significa que puedes no tener la vida que quieres, o que la tienes. Aunque también tener la vida que quieres pero no como quieres tenerla. No sé si me explico.