sábado, 21 de noviembre de 2015

La veintena

Podría decirse que nunca fui verdaderamente consciente de que iba a ser adulto tan pronto.

En realidad, es difícil expresar lo que se siente cuando sientes que te estás convirtiendo en una especie de perro viejo, pero joven.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Lo que significa estar vivo

Vengo a decir que hola, que tengas paciencia, que no desistas, que lo intentes, que no te agobies, que te quieras, que te valores. Vengo a decir que sueñes un poco más todos los días, que tus metas sean altísimas, que creas que lo puedes hacer todo. Vengo a decir que esto no es auto-ayuda, que esto es la realidad; una realidad que hay que tener en cuenta cada día. Porque sino, ¿qué sentido tiene estar vivo? ¿qué sentido tiene estar sanos? ¿qué sentido tiene tener familia y amigos? ¿qué sentido tiene estudiar si no es para que te apasione cada día aunque te cueste la vida levantarte para ir a clase? Ningún sentido. Y tienes que aprovecharte de ti mismo y disfrutar. ¡Qué estas vivo, cojones!

viernes, 9 de octubre de 2015

En resumidas cuentas

Hace unos días leí que si la cosa más insignificante te da ganas de llorar -no siendo de esa condición, claro está- es que estás desbordado emocionalmente. Que ya has llegado a tu límite de soportar guardarte tanto. Y creo que me pasa. Creo que estoy desbordado emocionalmente.
Me lo noto ya cada día. Es por la tristeza incesante que me desborda, precisamente. Pero también por la incertidumbre que siento y por el asco que me dan tantísimos aspectos de la vida. 


jueves, 17 de septiembre de 2015

History

Me da verdadera rabia el que no me salga una sola palabra de lo que siento. Ni aunque me ponga a escribir. 
Así llevo semanas. No sale nada. Solo respiro y digo gilipolleces sobre cuán gilipollas soy, y de ahí no salgo. Y me apena no mostrármelo ni a mi mismo frente a un papel, frente a una pantalla; con un bolígrafo o un teclado a mi disposición. Me apena y me duele. Me duele no poder escribirle a un papel o a una pantalla lo que siento, cuándo lo siento y por qué lo siento. 
Me hace falta. Me hace falta llorar acompañado. Me hace falta abrazar, besar, sentir lo que solo con una persona siento. Me apena no poder ver este año a más de una persona que significan mucho para mí -salvando las distancias de cada caso-. 
Me apena, simplemente me apena. Me duele, qué coño, me duele. Y me hace llorar, claro que me hace llorar. Pero lo que más pena me da es que en uno de los casos quedan lágrimas reservadas para toda mi vida. Y es antinatural tan joven y nunca lo dejaré de pensar. Nunca.

martes, 19 de mayo de 2015

Hablar: pronunciar palabras para darse a entender

Hablemos de las noches en vela y de los días de ocupación.
Hablemos de cuando se piensa o de cuando no se piensa nada.
Hablemos de pérdidas y de hallazgos.
Hablemos de la soledad y de la sociedad.
Hablemos de la sociedad y de la compañía.
Hablemos de echar de menos y de echar de más.
Hablemos de errores y de aciertos.
Hablemos de madres y padres.
Hablemos de amigos y amigas.
Hablemos de lo que fuimos y de lo que somos.
Hablemos de familia biológica y la que no es.
Hablemos de a quién prefieres y a quién no.
Hablemos de lo que es y de lo que no es.


Hablar... hablar de mucho y de poco; de que lo mucho empalaga y de que lo breve sabe a poco; de la pasión por la fruta o el dulce. Hablemos. 

domingo, 3 de mayo de 2015

Excepto tú

Acabas conmigo tanto en lo bueno como en lo malo. 
No soy un idealista, ni un total pesimista. Veo todo lo bueno y todo lo malo de ti; todos tus defectos y todas tus virtudes cada vez que te miro. 

Lo que me ocurre se resume en que cuando te veo mi cuerpo se convierte en otra cosa que no es cuerpo, sino algo así como un maremoto de emociones. Y eso lo consigue nadie, excepto tú.

viernes, 3 de abril de 2015

Un padre y un hijo que se quedaron sin tiempo

Las cosas pasan demasiado rápido. Tan rápido que no te das ni cuenta.
En realidad, lo realmente gracioso es que después tienes que intentar asimilar poco a poco tanta mierda.

Y piensas en qué podría haber pasado. Y en cómo te podrías haber comportado. Y en cómo podrían haberse comportado contigo. Y también en lo mucho que lo sientes. 
Piensas en cómo hubiera sido todo si cada parte se hubiera dado cuenta antes de lo que perdería. Y te lo preguntas. Y no obtienes respuesta. Solo un leve "hubiera estado mejor, mucho mejor". Porque sí, hubiera sido lo mejor. Poder aprovechar las compañías y el cariño. Y de eso sólo te das cuenta cuando alguien se va. Cuando, desafortunadamente, ya no hay nada que hacer. Cuando ya solo cabe la resignación y el pesar. Cuando ya solo cabe el coraje. No valentía, sino enfado porque no te hayan aprovechado. Porque yo quería que lo intentara. Y lo intentó al final. Y se fue. Él y su tiempo. El tiempo que nunca jamás podrá aprovechar.

lunes, 16 de febrero de 2015

El día a día

Se podría decir que no hay vida sin estrés

Muy recurrente. Muy recurrente hablar del estrés, y de la vida. Y del deseo de tener una vida sin estrés. Pero el estrés es algo esencial, y es por ello por lo que es tan repetido nombrar esto. Aunque no creo que se vea el lado positivo de este estado. O no siempre.

Estar estresado significa vivir en sociedad -cosa que el ser humano, como ya sabemos todos, necesita-; compartir autobús, metro o tranvía en hora punta, por ejemplo. Estar estresado significa tener una ocupación, ya sea o no de tu agrado. Estar estresado significa muchísimo. Puede significar que llegas tarde para encontrarte con una persona que estás deseando ver por venir de donde estás ejerciendo tu tan ansiado deseo. Estar estresado significa tener que hacer mil y una "mierdas para la universidad", pero también ochocientas y una actividades que, en realidad, te fascinan. Estar estresado puede suponer todo o nada. Estar estresado significa que puedes no tener la vida que quieres, o que la tienes. Aunque también tener la vida que quieres pero no como quieres tenerla. No sé si me explico.

viernes, 16 de enero de 2015

I see your true colors

Todo sería mucho más fácil pensando menos. 
Ya no es como cuando éramos niños y la fantasía, además de la inconsciencia, nos caracterizaba. "La ignorancia hace la felicidad" dicen, pero yo no lo creo. Todos, seamos más o menos cultos; tengamos más o menos aspiraciones... seamos como seamos, nos planteamos la Vida. Y, ¿por qué? Porque somos seremos humanos y está en nuestra naturaleza. Está en nuestra naturaleza pensar en todo lo que vivimos día a día y en todo lo que experimentamos. Algunos con más intensidad y otros con menos. A unos les toca antes y a otros después. Todo depende de qué obstáculos te ponga la vida; todo depende de lo que acontezca, sea desgraciado o agraciado.


Y qué bonita era la vida cuando solo pensábamos en reír, jugar y llegar el primero a la fila del recreo para entrar en clase. Cuando nuestra única preocupación era perder un tazo o una canica.
Pero que estemos en otra etapa de nuestra vida no significa que reír, jugar o llegar a todo correr a casa o a la cafetería donde hemos quedado con nuestro mejor amigo, nuestra persona especial o ese familiar al que ves cada sábado, sea imposible. Al revés, tiene que aceptarse como costumbre y llevar al niño -a la fantasía y a la inconsciencia- siempre dentro. Como debe ser. Y también siempre "tener mucho cuidaito", como también dice uno que yo me sé.